Marco Teórico

Una mirada integral de la educación para la sostenibilidad supone entender al ser humano en su multidimensionalidad. Fundación Caserta trabaja en base a un marco teórico y metodológico propio llamado Mapa de Desarrollo Humano Integral, centrado en los siguientes principios:

1. El ser humano es uno e indivisible, aunando al menos 4 dimensiones: cuerpo, emoción, mente y espíritu, en una sola identidad, capaz de alcanzar su plenitud y la felicidad si se desarrolla integralmente.

2. Sostenemos que la calidad del desarrollo de nuestra sociedad es reflejo del desarrollo de cada una de las personas que la componen y sus interacciones.

3. Anhelamos una sociedad integralmente desarrollada, formada por personas plenas, con actitud positiva, seguras de sí y colaborativas. Por eso promovemos y compartimos aprendizajes integrales, que complementan la educación formal.

4. Nuestro propósito es inspirar a los seres humanos en cultivar su bienestar y felicidad manteniendo un sentido de respeto y pertenencia por la naturaleza y todas las culturas.

El Mapa de Desarrollo Humano se constituye a partir de siete círculos concéntricos, donde el más externo integra a cada elemento en su interior hasta llegar al centro. Estos ejes representan 7 niveles de aprendizaje que van desde un desarrollo personal, hacia un desarrollo grupal, finalizando con el desarrollo de conciencia social del mundo que habitamos. Cada uno de los niveles representa una etapa dentro del proceso de aprendizaje. Estos 7 niveles buscan transitar la desafiante aventura de un aprendizaje integral.

ACOMPAÑAMOS EL DESARROLLO DEL SER HUMANO EN CADA PROGRAMA EDUCATIVO, COMO UN PROCESO CONSTITUIDO POR ETAPAS, TRADUCIDAS EN LOS SIGUIENTES NIVELES DE APRENDIZAJE:

Esta integralidad se devela en el diseño e implementación de cada una de las experiencias de aprendizaje que facilitamos para niñas, niños, jóvenes y adultos, permitiéndoles desarrollar sus dimensiones constitutivas; potenciando el desarrollo físico, socioafectivo, cognitivo e identitario. Esto involucra, a su vez, un foco importante en el trabajo de conocimiento personal, ejercicio físico, trabajo de creatividad, arte y educación socioemocional e intercultural para el desarrollo integral del humano.

Nuestra acción educativa se basa en un marco conceptual e institucional en base al Mapa de Desarrollo Humano Integral de Fundación Caserta, que propone un aprendizaje experiencial en contextos motivadores y acogedores donde se plantean situaciones en las que las y los participantes desarrollan actividades que desafían e invitan a auto-observarse e involucrarse en construir su propio proceso aprendizaje.

Un enfoque que reconoce al ser humano como un ser integral, por lo que intencionamos el diseño de experiencias educativas y procesos de aprendizaje con una modalidad que integra distintos ámbitos:

Hacer…

habilidades del dominio corporal.

Este dominio pone al centro la importancia de la acción. Para aprender necesitamos incorporar, es decir, “hacer cuerpo” aquello que se está conociendo. Necesitamos aprender desde la experiencia para ampliar nuestra capacidad de acción efectiva.

Sentir…

actitudes del dominio emocional.

Diseñamos contextos de aprendizaje que promueven el gozo, la alegría y la motivación. Establecemos vínculos con quienes participan de nuestros programas, de manera que se sientan confiados y aceptados cómo son, realizando actividades que promueven la sana convivencia.

Distinguir…

conocimientos del dominio mental.

Generamos distintas instancias de conversación en donde aprender a escuchar es tan importante como hablar y participar. Invitamos a reflexionar a través de preguntas abiertas sobre lo que descubren, a compartir sus dudas y experiencias, así como también a conocer y abrirse a nuevas ideas y conocimientos.

Trascender…

valores del dominio espiritual.

Lo primero que trabajamos en este dominio es el sentido de pertenencia, reconociendo que somos parte de un grupo curso, de una familia o comunidad determinada. Desarrollamos experiencias donde se viven valores como el respeto y cuidado por lo que cada uno es, por el entorno que habitamos, el ecosistema que somos, las diferencias individuales y el reconocimiento mutuo.

DISEÑO DE PROGRAMAS Y EXPERIENCIAS EDUCATIVAS

Como institución enfocada en promover procesos educativos significativos, el Mapa de Desarrollo Humano Integral (MDH) cumple un rol clave en el diseño e implementación de nuestros programas y experiencias educativas. Desde este mapa que es una brújula en el diseño de programas, apoyamos a la educación formal y no formal, en el tránsito desde un logocentrismo a una concepción integral de lo humano, tensionando el rol del docente y el rol del estudiante como aprendices continuos, dando énfasis al estudiante como actor-autor en la gestión de su propio aprendizaje.

Co-diseñamos una educación integral junto a diversas comunidades educativas, invitándoles a observar con atención a esos niños, niñas y jóvenes de hoy con sus necesidades, nuevos lenguajes, códigos, medios y canales. Proyectamos una consigna educativa que releve mayor valor sobre los procesos y menor urgencia en los resultados.

Imaginamos, dibujamos y ensayamos secuencias pedagógicas que componen nuevos ritmos, quiebres, intensidades, tonos y lazos en las didácticas de un aprendizaje integral.

Prototipamos pilotos que se atreven a una exploración continua en formato de laboratorio para la innovación en el aprendizaje. Contrastamos y verificamos mejoras en cada programa. Replicamos desde una pertinencia territorial a escala, que resguarda la calidad de una educación integral sostenible y emancipadora.

El diseño como vehículo de innovación para una educación integral, devela y visibiliza los procesos que muchas veces subyacen invisibles en los sistema de enseñanza-aprendizaje. El diseño es innovación y convoca la generación de nuevas ideas que llevan a la transformación, a través de programas y experiencias de educación integral que buscan mejorar la educación en Chile.